Aclaraciones sobre la placa adherente de un equipo de radiónica (1)

Back to Blog

Aclaraciones sobre la placa adherente de un equipo de radiónica (1)

Una de las dudas más frecuentes de la mayoría de las personas en relación a la adquisición de un aparato radiónico, tiene que ver con la placa adherente. ¿Es fácil percibir las señales? ¿Se te quedan los dedos completamente pegados o sólo ligeramente? ¿Cuántos y cuáles son los dedos que se debe utilizar para la percepción? ¿Cualquier persona puede utilizarla? ¿Qué es lo que se percibe? ¿Cómo puedo estar seguro de que estoy sintonizando? ¿Es algo mágico o esotérico?

Empezaremos contestando la última pregunta. De nuevo repetimos por enésima vez: No hay nada de mágico en un equipo radiónico. Nada. Ni mágico, ni esotérico, ni raro, ni extraño. El aparato radiónico está diseñado para poder utilizar las capacidades de la mente y organismo humano para detectar parámetros energéticos. Al igual que se nos eriza la piel ante el frío por una reacción puramente física, también hay reacciones orgánicas ante determinadas condiciones electromagnéticas. Bajo la placa adherente hay cables o circuitos que están conectados con uno o varios diales y estos se van moviendo hasta que se sintoniza con lo que estamos trabajando. En el caso de un dispositivo simbólico, los circuitos se enlazan sobre el papel mediante las líneas dibujadas y permiten a la mente del operador y su energía sutil, discurrir a través de estos circuitos dibujados.

El dispositivo de radiónica actúa como si fuese un aparato de radio convencional cuando realiza la operación de detección de una emisora determinada. En el caso de la radio, si queremos buscar una emisora de música concreta, moveremos el dial hasta que aparezca el sonido buscado y lo comprobaremos a través del sentido del oído. Cuando utilizamos la radiónica, lo percibimos a través del sentido del tacto.

Percibimos no sólo configuraciones electromagnéticas, sino también información que genera campos magnéticos y la llamada energía sutil, en sus múltiples variantes. Este tipo de energía que a veces también puede ser detectada por instrumentos electrónicos sofisticados y ultrasensibles, capaces de medir mínimas alteraciones del entorno. Todos los seres humanos poseemos esta capacidad de percepción, pero no somos conscientes de ella, hasta que encontramos un método de identificación y cuantificación. Los diales junto con la placa adherente, no sólo pueden mostrarnos que estamos ante energía, sino también nos permiten parametrizarla. En definitiva, podemos sacar provecho de una sensibilidad mejorada y ampliada.

El equipo ARE X3 Pro facilita un uso eficiente de la placa adherente, pero también cuenta con un software que puede usarse en modo automático y desde el primer momento, por cualquier persona (La utilización del software es opcional. El dispositivo puede utilizarse de forma manual). Si sabe escribir un simple mensaje, podrá utilizar este aparato de forma sencilla y rápida.

Share this post

Deja una respuesta

Back to Blog