Cuatro formas (más una) de influir positivamente en los hijos

Back to Blog

Cuatro formas (más una) de influir positivamente en los hijos

Los padres son figuras muy importantes para el desarrollo de los hijos. Esto ya lo sabemos. Sin embargo, hay aspectos concretos que son especialmente significativos y conviene considerar o repasar. Incluso cuando los hijos son ya mayores, todavía podemos traspasar aprendizajes de gran valor tanto para ellos como para sus respectivos descendientes.

A veces no somos conscientes de que somos un eslabón en la cadena que contribuye al desarrollo de las siguientes generaciones de seres humanos. Tenemos una responsabilidad con eso, que va mucho más allá de lo que hacemos directamente con nuestros vástagos. Cuando se estudia en profundidad la vida de seres humanos destacables. podemos observar que, generalmente, son el culmen de varias generaciones que han influido unas sobre otras hasta que alguien sobresale y aporta algo de extraordinario valor comunitario.

Lo contario también es cierto. Descuidar el traspaso de información correcta y valores apropiados puede resultar en el desarrollo de sujetos que terminen por producir mucho daño directo o indirecto a otras personas. A continuación, mencionaremos algunas maneras en las que los padres inciden directamente sobre el comportamiento de sus hijos:

  • Padre y madre condicionan la forma de hablar y escuchar. Gritar, utilizar palabras malsonantes, despreciar a otras personas por su raza o cultura o criticar de manera destructiva a los demás son formas de traspasar comportamientos negativos.
  • Padre y madre muestran cómo comportarse con otras personas. Demostrar educación en las formas, evitar actitudes violentas, respetar a los demás cuando se conduce o evitar colarse mientras otros esperan su turno, proporciona modelos positivos que los hijos tendrán como referencia.
  • Padre y madre muestran bondad desinteresada. Ayudar a otros sin esperar nada a cambio es otra actitud que no sólo resulta muy agradable de llevar a cabo, sino que genera en los hijos sentimientos de compasión, empatía y colaboración hacia los más necesitados. Todos podemos ayudar y necesitar ser ayudados en algún momento.
  • Padre y madre muestran respeto hacia sí mismos y buscan la mejora continua. El respeto hacia uno mismo se evidencia evitando las acciones que boicotean a la propia persona. Desde una alimentación dañina o el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, hasta el propio abandono físico. Las personas positivas buscan maneras de mantenerse sanas, evolucionar, aprender y realizar acciones que les ayudan a elevar su valor como personas.

También podemos utilizar la programación radiónica como herramienta para influir positivamente en aquellos que queremos y están bajo nuestra responsabilidad. Es esencial evitar la manipulación. No se trata de manejar a nuestro antojo a otros, sino de ayudar a desarrollar actitudes y aptitudes que les permitan ser mejores personas. Tenga siempre esto en mente cuando emplee la radiónica como medio de mejora personal.

Share this post

Deja una respuesta

Back to Blog