Edificios enfermos y contaminación electromagnética

Edificios enfermos y contaminación electromagnética

A medida que la tecnología avanza, también la contaminación electromagnética ambiental. Tanto, que se habla de una auténtica plaga a nivel de los países desarrollados. Si padece de dolores de cabeza persistente, dermatitis o incluso picores a los que ningún especialista encuentra explicación, debería considerar si pasa demasiado tiempo en algún edificio moderno y “enfermo”. Lo más curioso es que este tipo de edificaciones no son precisamente las más antiguas, sino las más recientes. La Organización Mundial de la Salud recoge el “Síndrome del Edificio Enfermo” como un mal al que hay que prestar atención por los problemas que pueden ocasionar en las personas que los utilizan o habitan durante muchas horas al día.

Un ejemplo de esto viene sucediendo en muchas de las ferias comerciales que se celebran en modernísimos edificios. En estos lugares hay sistemas de ventilación forzada (producida exclusivamente por aparatos de aire acondicionado), superficies cubiertas de material textil, moquetas, plásticos, materiales artificiales y luces halógenas con espectros poco apropiados para el organismo humano. Prácticamente todo el mundo que asiste a estos eventos, comenta la falta de energía al finalizar el día y las alteraciones funcionales que experimentan durante el tiempo que están expuestos a las influencias negativas de estos lugares poco propicios para el mantenimiento de la salud.

Si habita o pasa mucho tiempo en alguno de estos edificios ultramodernos, puede que experimente también resfriados frecuentes, congestión en los senos frontales o el conducto nasal, sequedad en las vías respiratorias, afonías, alteraciones del olfato o gusto o incluso lipohipotrofia.

Lo ideal es pasar el menor tiempo posible en estos lugares de alta contaminación y poco salubres, pero al menos compensarlo con tiempo al aire libre, alimentación saludable, exposición al sol y ejercicios periódicos.

Los dispositivos radiónicos también son útiles para armonizar el sistema electromagnético humano de forma muy rápida y sencilla. Se puede emplear un aparato radiónico con el objetivo de equilibrar este aspecto en tan sólo 5 ó 10 minutos al finalizar el día. De hecho, es muy importante realizar este tipo de trabajo de armonización antes de cualquier otra terapia alternativa. Los resultados son apreciables de forma inmediata.

Share this post

Deja un comentario