EL BRILLANTE DR. ABRAMS Y EL DESCUBRIMIENTO DE LA RADIÓNICA

Disponible en/ Available in: esEspañol

Dada la naturaleza de la radiónica y sus enormes posibilidades, muchas personas dudan de su valía y efectividad. Otros piensan que la radiónica se aproxima a aspectos mágicos o esotéricos y que nadie serio se podría acercar a este sistema de desarrollo personal holístico. Hay también quien piensa que la radiónica Albert Abrams y radionicafue inventada por charlatanes sin preparación.

Sin embargo, pocos conocen que el descubridor de la radiónica fue un brillante médico, proveniente de una familia adinerada que nunca dudó en defender la radiónica a pesar de que muchos de sus colegas trataron de desprestigiarle por lo revolucionario de sus ideas y el desarrollo de los primeros aparatos de radiónica.

El Dr. Abrams era hijo de un rico comerciante. A pesar de tener su acomodado futuro plenamente asegurado, decidió estudiar lo que era su auténtica pasión: La Medicina. No satisfecho con haber concluido sus estudios en los Estados Unidos, se graduó por segunda vez en medicina, esta vez en Alemania. La razón era que se consideraba que los estudios médicos en este país eran los más avanzados de la época.

De regreso a Norteamérica, escribió numerosos libros y se interesó por la física y sus posibilidades para desarrollar aparatos médicos. Se adentró también en el campo de la neurología y, en su época llegó a ser considerado como uno de los mejores neurólogos del mundo. Sin temor a las críticas, no dudó en adentrarse en investigaciones demasiado “futuristas” para su época que terminaron por causarle problemas con sus colegas médicos que no vieron con buenos ojos sus descubrimientos.

El Dr. Abrams declaró: “Cómo médicos no podemos estar ajenos al avance alcanzado por la Ciencia y apartar al ser humano de las otras realidades del Universo físico. Nuestra diferenciación de la materia es ante todo, de índole morfológica: realmente, nos encontramos en todo momento frente a un agregado de átomos vibrantes que, en sus diferentes combinaciones, constituyen la base de todo lo que existe”. El Dr. Abrams se dio cuenta de que, en consonancia con la moderna física cuántica, era posible no sólo medir parámetros del espectro básico sobre el que está constituida la materia; también era posible actuar sobre ella de acuerdo a la voluntad del observador, mediante aparatos diseñados con este objetivo.

A su muerte, Sir James Barr, ex presidente de las Asociación Médica Inglesa escribió: “El doctor Albert Abrams, ha sido sin duda alguna uno de los hombres más grandes, quizá el único gran genio que ha tenido la profesión médica durante el último siglo (declaración de 1.924). Cada uno de sus numerosos descubrimientos lo hace digno de un lugar en el templo de la fama, y yo estoy seguro de que tarde o temprano el valor de sus grandes innovaciones se reconocerá totalmente”.

Seguiremos hablando de este brillante personaje en futuros comentarios…