El premio Nobel de Medicina Luc Montagnier defiende ideas que concuerdan con postulados de la Teoría Radiónica

Back to Blog

El premio Nobel de Medicina Luc Montagnier defiende ideas que concuerdan con postulados de la Teoría Radiónica

“Las estructuras del agua imitan las moléculas originales”. El premio Nobel Luc Montagnier dijo estas palabras en relación a las ultradiluciones de la homeopatía y fueron publicadas en la prestigiosa revista Science. La homeopatía es un sistema de tratamiento, que al igual que la radiónica, defiende la “memoria del agua” cuando se considera la posibilidad de recoger información de tipo energético por parte del líquido elemento mediante diversos métodos. Esto se hace en la Homeopatía a través de las diluciones y en radiónica a través de los dispositivos de radiónica.

Desde nuestro punto de vista, la ventaja de la radiónica con respecto a la homeopatía clásica radica en que no sólo se pueden utilizar diluciones de sustancias sino traspasar al agua potable todo tipo de información benéfica. Esto fue respaldado por los experimentos del Dr. Masaru Emoto en sus trabajos sobre “Los Mensajes del Agua”.

El Dr. Emoto, también mostró que los cristales que se pueden formar con agua tratada con mensajes positivos (por cierto, sus trabajos se hicieron con dispositivos radiónicos), forman estructuras cristalinas más perfectas y equilibradas. Estos mensajes positivos son de tipo “amor”, “paz”, “gracias”, etc. Por el contrario, las palabras “guerra” u “odio” forman cristales desestructurados, poco equilibrados y de aspecto desagradable.

En radiónica se pueden usar afirmaciones cuyas vibraciones positivas se pueden traspasar directamente a los sujetos sobre los que se ejerza la acción radiónica. Una vez que la persona recibe esa vibración, por regla general, sus sentimientos y tipo de energía puede cambiar a mejor o verse incrementada. No es algo subjetivo o irreal. Un simple test muscular de kinesiología puede evidenciar esos cambios benéficos.

Con un dispositivo radiónico también podemos “cargar” agua o líquidos con determinada intención, con la vibración de una planta curativa o simplemente con la llamada energía vital u orgón (también llamada Chí o Prana). Es un procedimiento muy sencillo que sólo precisa de unos minutos. Imagine los usos y aplicaciones que usted puede dar a esta singularidad.

Muchos usuarios utilizan esta herramienta para mejorar los resultados con plantas y cultivos, incrementar su propia energía personal o mejorar el bienestar de animales y mascotas. Una vez más, experimentar con las múltiples posibilidades de la radiónica puede ser fascinante al tiempo que muy compensador.

Share this post

Deja un comentario

Back to Blog