Fundamentos sobre los que actúa la radiónica

Back to Blog

Fundamentos sobre los que actúa la radiónica

Algunas personas se plantean cuáles son los fundamentos teóricos por los cuales podemos explicar el funcionamiento de la radiónica y su utilidad práctica.

Podemos teorizar, suponer y explicar parcialmente cómo funciona la radiónica, igualmente que todavía quedan lagunas por comprender sobre el Universo en sí mismo o sobre cuestiones de física cuántica, donde la radiónica encuentra acomodo. La física y la ciencia ya han demostrado que la mayor parte del universo se encuentra en forma de energía y que el resto es un tipo de “energía condensada”. Lo que nos parece sustancia sólida y material, se trata de un conjunto de átomos, partículas y entramados subatómicos cuya existencia es real pero que no son perceptibles en la consciencia que usamos en nuestro devenir diario.

Ya en el año 1.930 el investigador Saxton Burr, postuló lo que se entiende en radiónica como la teoría electrodinámica de la vida. La propuesta teórica de este científico es que, todas las formas físicas orgánicas o inorgánicas, son manifestaciones de una única realidad que tienen un punto de unión y están inmersas en campos de energía electromagnética. Estos campos, están organizados en estructuras con la información necesaria sobre cómo debe configurarse la materia en cada substrato. Este campo pre físico es el que puede ser abordado por la persona que aborda la radiónica. Tanto para recabar información, como para introducir información, como para modificar o equilibrar esa información.

Podríamos decir que un operador que cuente con un equipo radiónico bien configurado, podrá ayudar a recuperar la estructura energética correcta sobre la que se asienta un organismo o un sistema. Un proceso que conlleva la vuelta al funcionamiento adecuado de un sujeto, lo que se entiende por la salud vibratoria del mismo. ¿Se podrá hacer en todos los casos? La respuesta a esta pregunta vendrá condicionada por el grado de alteración habida al momento del tratamiento (lo mismo que ocurre en la medicina convencional). No podemos esperar el crecimiento de un órgano amputado o la aparición de alas en un organismo que no está diseñado para esta posibilidad. En otros casos, habrá que ver si el avance de una determinada dolencia ha progresado tanto que ya no es posible revertirla. La teoría radiónica indica que, en aquellos casos que no se ha deteriorado un organismo o parte del mismo a niveles irreversibles, es posible que se puedan recuperar las estructuras vibratorias originales (o acercarnos a las mismas) y que esto incidirá también en la posibilidad de autosanación de un ser vivo a este y otros niveles.

Lo mejor de todo, es que la misma idea que subyace en relación al restablecimiento o mejora de una condición vibratoria que afecta a los seres vivos, puede aplicarse a otros asuntos. Si todos estamos formados por estructuras basadas en átomos y partículas de materia, si el Universo en sí mismo tiene una composición similar y, si es posible modificar de manera positiva estructuras vibratorias que conducen a un estado mejorado a nivel biológico, ¿Podríamos también actual a otros niveles? ¿Podríamos modificar situaciones? ¿Sería posible influir en las circunstancias de manera que pudiéramos conectar estados presentes desarmónicos en ambientes positivos que nos faciliten la consecución de metas y objetivos?

Ciertamente todo parece indicar que tenemos esa posibilidad mediante el uso de distintas herramientas. Una de ellas pudiera ser la radiónica.

Share this post

Deja una respuesta

Back to Blog