Los Chakras, sus funciones y la Radiónica (1)

Los Chakras, sus funciones y la Radiónica (1)

En este comentario hablaremos sobre la relación de los tres primeros chakras (de siete) en referencia a su conexión energética en el organismo humano.

El primer chakra o base que se encuentra al final de la columna, en la zona del sacro, está relacionado con el funcionamiento de los riñones y columna, además de las glándulas suprarrenales. Recordemos que se corresponde con el color rojo. En un buen estado de funcionamiento refuerza la voluntad, la apetencia por la actividad y el trabajo. También genera vitalidad y refuerza los mecanismos de reproducción. La carencia de la longitud de onda producida, correspondiente al color rojo, provoca apatía, decaimiento, sueño y miedos. La longitud de onda relacionada está en el espectro de los 0,63 a 0,70 micrómetros.

El segundo chakra, situado ligeramente por encima del pubis tiene una correspondencia física con las glándulas y gónadas sexuales. Su espectro electromagnético está entre los 0,60 y los 0,63 micrómetros, que es el color naranja. En la medicina ayurvédica se considera que estimula el sistema digestivo y respiratorio, mejora la circulación y facilita un estado de ánimo proactivo. Cuando declina, su influencia hace sufrir los sistemas mencionados y disminuye la visión positiva del entorno.

El tercer chakra, se encuentra en la zona del plexo solar (también llamada boca del estómago). Siguiendo con la medicina energética hindú, se relaciona con el buen estado del páncreas y los procesos digestivos. Su mal funcionamiento puede tener efectos en el aumento de peso, irritabilidad nerviosa y enfermedades relacionadas con el hígado o la vesícula biliar. Corresponde al color amarillo con un espectro electromagnético que va de los 0,56 a los 0,58 micrómetros. Bien activado y normalizado tiene efectos positivos en el intelecto y la capacidad de concentración, por lo que los estudiantes deben prestar atención a su buen funcionamiento.

En el siguiente comentario hablaremos de los cuatro chakras principales restantes. Podemos emplear la frecuencia electromagnética de los colores correspondientes a los chakras para normalizar su función mediante un aparato radiónico adecuado. Haciéndolo correctamente es posible obtener resultados rápidos y potentes.

Share this post

Deja un comentario