Los Chakras, sus funciones y la Radiónica (2)

Los Chakras, sus funciones y la Radiónica (2)

Continuamos con los cuatro chakras restantes para aquellas personas a las que interese utilizar la información para aspectos de terapia energética o el mantenimiento de la salud.

El cuarto chakra o chakra del corazón se sitúa a la altura del centro del pecho, generalmente en la posición central del esternón. Su espectro es el del color verde (longitud de onda de 0,49 a 0,56 micrómetros). Este espectro electromagnético es muy usado para la sanación en general. Cuando este chakra degenera aparecen las inflamaciones de las articulaciones y los problemas reumáticos. Este centro energético influye positivamente y de forma especial sobre el corazón y la circulación. Al equilibrarlo disminuye la agresividad y mejora la disposición para tratar con empatía a los demás.

El quinto chakra se ubica en el centro de la garganta, corresponde a las glándulas tiroides y paratiroides. Su color es el azul y su longitud de onda está entre los 0,49 y los 0,48 micrómetros. Tiene una acción relajante y calmante sobre el dolor. Se relaciona también con un buen funcionamiento de los pulmones, bronquios, aparato vocal y afecciones de garganta. Cuando la voz no sale con normalidad suele haber afectación de este chakra, aspecto que se puede corregir en pocos minutos activándolo apropiadamente con radiónica o terapias vocales.

El sexto chakra, está emplazado en una posición central en la frente, ligeramente por encima de la zona del entrecejo. Es donde las mujeres hindúes colocan un punto dibujado o un adorno. Es el llamado chakra del tercer ojo y regula la vista, el olfato y las llamadas capacidades de percepción extra sensoriales. Corresponde a la glándula pituitaria. Las personas con problemas auditivos o visuales presentan un mal funcionamiento de este centro energético. Su color correspondiente es el índigo y la longitud de onda correspondiente oscila entre los 0,47 y los 0,44 micrómetros.

Por último, el séptimo chakra es el correspondiente a la zona superior de la cabeza. El punto más alto. Corresponde físicamente a la glándula pineal. Controla y energetiza todo el cuerpo. Se considera que nos conecta con la energía exterior cósmica o chi. Emana el color violeta con una longitud de onda de 0,44 micrómetros. Es muy importante a nivel físico para fortalecer las defensas. A nivel espiritual nos conecta con la trascendencia, los demás seres humanos y seres vivos. Si este chakra funciona mal, nuestra vitalidad disminuye muy rápido.

Ya hemos mencionado que es posible emplear la frecuencia electromagnética adecuada para cada chakra con el objetivo de equilibrarlos y recuperar su funcionalidad. Un aparato radiónico como el ARE X3 Pro puede utilizarse con mucho éxito para este objetivo normalizador. A veces, la acción sólo precisa de unos minutos de aplicación para apreciar cambios notables. Mantener un buen estado en los centros energéticos básicos del organismo puede representar un cambio sorprendente en la sensación de bienestar.

Share this post

Deja un comentario