Los colores y la radiónica

Los colores y la radiónica

                Cuando nos dicen que se pueden utilizar los colores para equilibrar y ayudar a sanar muchos desarreglos, es fácil caer en el escepticismo. Sin embargo, resulta muy interesante comprobar, a través de dispositivos radiónicos, como el campo energético de una persona mejora con la acción de determinados colores. Dependiendo del individuo y sus necesidades particulares, al aplicar ciertas tonalidades (varían con cada persona), se puede observar modificaciones sorprendentes. No olvidemos que los distintos colores se forman con diversas longitudes de onda del espectro electromagnético. Nuestro organismo se puede ver afectado par alteraciones electromagnéticas, por lo que podemos concluir que es posible una acción real producida por los distintos colores (o distintas longitudes de onda).

                Cuando nos sentimos atraídos por un color más que por otro, de forma inconsciente estamos reaccionando a la necesidad de ayudarnos mediante el uso de esa determinada longitud de onda que aparece como color. En la práctica, podemos observar que los colores que le agradan a una persona con tendencia a la alegría, abierta y con gran simpatía, son distintos a los que le gustan a una persona triste, pesimista, depresiva o malhumorada.

                Siempre es aconsejable observar y dejarnos guiar por nuestra necesidad interna de utilizar determinados colores en nuestra vestimenta. Esto puede servirnos de orientación para conocer nuestro estado mental o vital.

                Con un dispositivo radiónico adecuado (sugerimos los ARE X1, 2 o ARE X3 Pro) es posible utilizar terapias de color con gran facilidad aplicándolos de forma general o a través de los distintos centros energéticos. A veces, corregir una deficiencia en este sentido puede ser una cuestión muy sencilla y rápida con unos resultados sorprendentes.          

Share this post

Deja un comentario