Medio ambiente, contaminación electromagnética, energías negativas telúricas y radiónica

Medio ambiente, contaminación electromagnética, energías negativas telúricas y radiónica

 contaminacionelectromagnetica               El profesor Martin Pall, profesor de la Washington State University, declaró que una inmensa mayoría de enfermedades en la actualidad son causadas por la acción medioambiental, que desemboca en mecanismos bioquímicos negativos y semejantes. Mencionó el impacto emocional y biológico de los factores estresantes causados por el exceso de radiación electromagnética al que se somete a la población además de la contaminación del medio.

                Resulta interesante notar cómo la contaminación por radiación telúrica (provocada por la propia morfología terrestre, por ejemplo: ríos subterráneos, redes Hartmann, Curry y otras) hacen también enferma a personas de manera notable. Hay casos de edificios de varias plantas donde las personas que duermen en una determinada habitación (1ª planta, 2ª, 3ª y sucesivas) han enfermado de cáncer.

                Y es que en realidad el organismo humano es en última instancia un gran laboratorio químico donde las reacciones a nivel celular se ven influenciadas por las distintas energías que nos rodean. Incluso determinadas personas con mentalidad alterada negativamente pueden provocan el malestar en quienes se encuentran a su alrededor precisamente por la vibración que emiten (puede comprobarse visualmente esta afirmación mediante una cámara Kirlian). 

                Todos sabemos cómo un simple día nublado puede incidir en nuestro estado de ánimo, dolores articulares, sensación de cansancio o agravamiento de patologías crónicas.

                La Radiónica siempre ha dado mucha importancia a la protección contra todo el amplio espectro de vibraciones que pueden alterar el normal desenvolvimiento del ser humano. A veces una corrección a este nivel soluciona o mejora un cuadro de dolencias crónicas con gran rapidez. Cualquier tratamiento radiónico efectivo, parte de la base de equilibrar el aspecto electromagnético buscando devolver la normalidad al individuo tratado. A partir de ese “equilibrado de base” se trabajan los centros energéticos y después el entramado global orgánico en su conjunto.

                Normalizar el estado energético de una persona es algo fundamental y una de las mejores opciones para mantener un organismo sano, alegre y en forma. Es la base para el disfrute de la vida. Y es que, como saben las personas que sufren de enfermedad, “La buena salud, no tiene precio”.

Share this post

Deja un comentario