Qué son los sólidos Platónicos y cómo se emplean en radiónica

Qué son los sólidos Platónicos y cómo se emplean en radiónica

Los sólidos platónicos son un conjunto de cinco figuras geométricas, concretamente poliedros convexos con una característica muy especial: Todos los ángulos son iguales. Aunque se llaman platónicos como homenaje al filósofo que los estudió, la formulación de la teoría general de estas figuras se atribuye al matemático Teeto, que fue contemporáneo de Platón.

Lo interesante de estas estructuras en relación a la radiónica, es que cuando las aplicamos a un sujeto a través de un dispositivo radiónico adecuado, todas las funciones del sujeto mejoran. Es decir, se incrementan las medidas de vitalidad general y funcionamiento óptimo relativas a cualquier órgano o sistema (siempre a nivel vibratorio) a gran velocidad.

Las figuras correspondientes a este conjunto de sólidos corresponden al cubo, el tetraedro, el octaedro, el dodecaedro y el icosaedro. Resulta imposible encontrar otro sólido diferente que cumpla con las normas exigidas: convexidad y regularidad.

En la antigüedad ya se les atribuían ciertas propiedades místicas o mágicas, posiblemente porque las personas sensibles de la época ya apreciaban mejoras con su aplicación. En realidad, siguiendo la teoría de las ondas de forma y al igual que las pirámides, estas formaciones geométricas parecen tener influencia real positiva en el entorno como consecuencia de su estructura.

Idealmente, lo mejor es utilizar sólidos platónicos realizados en cuarzos naturales y con tamaños adecuados para incrementar al máximo sus posibilidades (si son de su interés puede ver una selección en nuestra página web)

Por otra parte, comentaremos que resulta muy interesante que también algunas figuras geométricas planas regulares se muestren beneficiosas para el ser humano desde el punto de vista vibratorio. En general, estéticamente hablando, la mayoría de ellas resultan atractivas a la vista. Es posible que el mencionado simple orden estructural tenga un efecto en el entramado energético donde se sustenta la materia, recomponiendo y equilibrando su fundamento. Ocurre lo mismo con otras figuras planas que se pueden emplear para mejorar realidades o funciones orgánicas, aunque no todas tengan las mismas aplicaciones ni rendimientos. Dedicaremos otros comentarios a hablar también sobre ciertas figuras geométricas planas, sus aplicaciones en radiónica y las mejores maneras de sacarles provecho práctico.

Share this post

Deja un comentario