Radiónica y materialización de objetivos

Back to Blog

Radiónica y materialización de objetivos

Cuando los desarrolladores de la radiónica se dieron cuenta de su buen funcionamiento en tareas de terapia, comenzaron a indagar en otro tipo de aplicaciones prácticas. Esto dio lugar a los múltiples usos de la radiónica que se llevan a cabo en la actualidad.

En línea con este campo de experimentación y sus posibles explicaciones en base a los hallazgos científicos, mencionaremos que las investigaciones en física cuántica han demostrado que un observador puede alterar el comportamiento de partículas de materia. Esto implica la potencialidad de modificar aspectos de la realidad física a través de la voluntad y el deseo humano.

Un dispositivo radiónico permite ajustar mediante diales la representación tanto de los estados presentes de un entorno como la representación estructural de los estados posibles y deseados de ese mismo entorno. Estos ajustes no se realizan al azar, sino mediante la utilización de la placa detectora del dispositivo que facilita la interacción vibratoria del operador con los parámetros relacionados con un estado de realidad esperado (todo lo que vemos tiene una estructura material basada en átomos y partículas de materia). El aparato establece una conexión precisa entre el estado presente y ese estado futuro esperado. Además, permite la utilización de energía adicional necesaria para alimentar el proceso.

Para ilustrarlo, sería como establecer un camino entre la situación de una persona en relación a un asunto dado y una hipotética situación mejorada sobre ese mismo asunto. En realidad, hacemos eso de forma continuada cuando visualizamos mentalmente la evolución deseada de un acontecimiento. El problema surge con el escaso control de nuestra mente para mantener un objetivo claro y positivo en relación a un aspecto concreto. Dependiendo de nuestro estado de ánimo y otras circunstancias externas, somos capaces de visualizar el mejor de los escenarios posibles o, por el contrario, el más desastroso de los desenlaces. Estos cambios habituales son generalmente contraproducentes y entorpecen la influencia de nuestros pensamientos sobre el entorno.

La radiónica permite una fijación exacta de parámetros vibratorios relacionados con estados deseados y también los parámetros vibratorios relacionados con la situación de partida. Permite mantener los primeros (los positivos) e ir modificando los segundos de manera que terminen ajustándose a los que pretendemos que se hagan realidad. Es un proceso muy sencillo que cualquier persona puede llevar a cabo con las indicaciones precisas.

La teoría radiónica indica que no es factible la manifestación de una situación esperada si no se crea previamente un armazón energético que la posibilite. Establezca claramente sus objetivos y aliméntelos de forma continuada para construir ese armazón imprescindible que le permitirá materializar el entorno esperado. Un buen dispositivo de radiónica y un manejo correcto del mismo facilitará el proceso de forma extraordinaria. Sólo tiene que comprobarlo.





 

Share this post

Deja una respuesta

Back to Blog